Sunday 12 july 7 12 /07 /Jul 16:23

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

SIMON RODRÍGUEZ

MARACAY EDO- ARAGUA

 

 

 

 

 

 

 

 Problemas de la Educación Superior en Venezuela


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajo Realizado por:

Yohalys de los Ángeles Gil Peña

C.I: v- 15.123.859

Facilitador:

Prof. Ángel Contreras

 

 

JULIO 2009



INTRODUCCION

 

En Venezuela, la carencia de una estructura legislativa actualizada, que articule con las políticas públicas académicas formuladas anteriormente desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, y actualmente desde el Ministerio de Educación Superior, ha retardado los avances que en materia de reestructuración curricular vienen desarrollando las instituciones de educación superior.  De ahí la necesaria urgencia de abrir espacios de discusión, en los cuales se formulen alternativas que fundamenten la calidad del sistema educativo superior desde una perspectiva no habitual pero a tono con las necesidades y planteamientos sociales. Precisamente en este ámbito, la pedagogía debe recuperar su papel relevante a partir de los enfoques educativos que se presentan con vigencia, como lo es el de la transdisciplinariedad.

         La praxis educativa ofrecida en la educación superior venezolana debe estar centrada en la pertinencia, colaboración y solidaridad, pues las instituciones de educación superior, en estos momentos, padecen todos los males del cientificismo: rigidez en sus programas de estudios, escasa capacidad de respuesta a las demandas sociales, poca capacidad para atender lo que escapa del método verificable universal, excesivo disciplinarismo y concretismo, que parcelan el conocimiento y lo disgregan, perdiendo el sentido y orientación de la realidad y dirigiendo el conocimiento cada vez más hacia la especialización de la especialidad, es decir, a la “super-especialización”, sin ninguna conexión con el contexto social.


La Educación Superior

 

La preparación que brinda la educación superior es de tipo profesional o académica. Se distingue entre estudios de pregrado, grado (carrera universitaria) y posgrado (Master y Doctorado) según el sistema de titulación profesional y grados académicos. Los establecimientos de educación superior han sido tradicionalmente las universidades, pero además se consideran otros centros educacionales como institutos, escuelas profesionales o escuelas técnicas, centros de formación del profesorado, escuelas o institutos politécnicos, etc. (las denominaciones dependen del sistema educacional del país en particular).

Una función importante, aparte de la enseñanza, en la educación superior son las actividades de investigación en los distintos niveles del saber. Otra importante función es la que corresponde a actividades de extensión, en las que se procura la participación de la población y se vuelca hacia ella los resultados.

El papel jugado por la educación superior en la sociedad cambia según la cultura del país; por ejemplo, en muchos países del sur de Europa se entiende que el estudiante va a la universidad para obtener un diploma que le asegurará un buen trabajo, mientras que en varios países del norte de Europa el período de estudios a la universidad es también un momento en el que el estudiante aprende a ser autónomo emocional y económicamente, aprende a mezclar con gente de diferentes orígenes, y se desarrolla como persona. En estos países, el estudiante estudia en una ciudad más bien lejos de su pueblo natal.

         La historia de la educación superior en Venezuela marcha íntimamente vinculada con la historia política del país. Ella comienza en la Etapa Colonial, durante la cual se crean dos universidades: en 1721, hace casi tres siglos, la Real y Pontificia Universidad de Caracas (hoy Universidad Central de Venezuela), cuya misión y estructura fueron las propias de las universidades eclesiásticas medievales, y en 1808, hace casi dos siglos, la de Mérida (hoy de Los Andes), que sólo llegó a funcionar regularmente después de muchas décadas de inactividad.

El Sistema de Educación Superior

 

La educación superior en Venezuela está lejos de conformar un sistema bien articulado de instituciones con objetivos, políticas y normas bien definidos, hasta el punto de que no ha sido posible aprobar una Ley general que la regule, a pesar de varios proyectos discutidos en las últimas décadas. Lo que oficialmente existe es un conjunto heterogéneo de unas 145 instituciones legalmente autorizadas, las cuales se rigen por diversas normativas oficiales. Esas instituciones se pueden clasificar en tres grandes bloques, según el tipo de institución, la fuente principal de financiamiento y el grado de autonomía. Ellas son, para el 2001:

(a) 21 universidades oficiales (5 autónomas y 16 experimentales);

(b) 20 universidades privadas (que por su naturaleza no gozan de autonomía); y,

(c) 104 instituciones de educación superior que no son clasificadas como universidades (43 oficiales y 61 privadas), entre las cuales hay colegios universitarios, institutos tecnológicos, institutos universitarios, institutos pedagógicos y politécnicos y una gran variedad de escuelas especiales)

          El conjunto de estos bloques institucionales se complica si se toma en cuenta que: (a) existen escuelas o centros (públicos y privados) creados especialmente para realizar actividades de postgrado; y, (b) que, por un lado, entre los institutos privados existen unos subsidiados por el Estado; y, por otro, planteles que son de carácter confesional (mayormente católicos) y otros laicos, creados con fines netamente lucrativos. A lo anterior se agrega un conjunto indefinido de escuelas, institutos y programas, organizados por empresas, colegios profesionales, personas o instituciones extranjeras que funcionan al margen de las leyes del país.

El Gobierno de las Instituciones

 

La gran heterogeneidad institucional ha dado lugar a muy variados modelos de gobierno y administración de esas instituciones. En efecto, en el país se pueden identificar las siguientes situaciones:

a) Las universidades autónomas, se rigen por la Ley de Universidades y por decisiones del CNU y de sus Consejos Universitarios; las privadas por esa misma Ley pero solamente en los aspectos académicos; y las demás instituciones públicas y privadas que lo hacen por un Reglamento Especial dictado por el Ministerio de Educación en 1977 o por Decretos específicos dictados por el Ejecutivo Nacional.

Las universidades autónomas se diferencian de otras instituciones de educación superior por el hecho de que sus autoridades y directivos en casi todos sus niveles son electos por la comunidad de profesores y estudiantes, y porque sus docentes e investigadores logran los cargos, posiciones o ascensos por elecciones, concursos o exámenes públicos.

b) Las universidades experimentales, son instituciones con diversos grados de autonomía y las universidades privadas son instituciones sin autonomía según la Ley venezolana, aunque en la práctica pueden tenerla más.

c) En las demás instituciones sus directivos y personal académico y administrativo son designados por el Ministro correspondiente (de Educación, Defensa, Salud u otro), en el caso del sector público, o simplemente por los propietarios en el caso de las instituciones privados.

A nivel nacional la máxima autoridad en la materia ha sido siempre el Ministerio correspondiente (que ha recibido diferentes denominaciones), pero desde enero del 2.002, existe el Ministerio de Educación Superior, cuyo titular es, también, Presidente del Consejo Nacional de Universidades, organismo colegiado y complejo encargado de coordinar el trabajo de las universidades, proponer políticas y distribuir el presupuesto que el Estado asigna al sector universitario oficial.

       En lo relativo a educación superior, uno de los problemas que es necesario observar con mayor detenimiento, es la desarticulación existente entre las 138 instituciones registradas por el Consejo Nacional de Universidades (cifras al año 2000 no consolidadas). El surgimiento de tal número se corresponde con el aumento vertiginoso de la matrícula a partir de 1958 y con la ampliación del nivel por la creación de los colegios y tecnológicos en la década de los 70. Esta diversificación, curiosamente regida por normativas diferentes

Algunos Problemas de la Educación Superior en Venezuela.

 

Los problemas originados a partir de esta diversificación se ubican en dos vertientes, la primera relacionada con la duplicidad de actividades tanto docentes como de investigación y extensión; y la segunda con los onerosos desembolsos financieros por parte del Estado para poder sostener los 66 institutos a él adscritos. En capítulo aparte se analizarán estas situaciones y se esbozarán posibles soluciones.

El valor económico de los conocimientos en los procesos de competitividad ha creado una discusión en torno a los nuevos objetivos de la universidad en América Latina, al observarse una desarticulación entre la academia y la productividad de nuestros países. Resultado de esto es la generación de nuevos problemas que nos afectan los cuales pueden resumirse en los siguientes:

1. La relación del sector productivo con el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la región.

2. Integración de los conocimientos e información con las nuevas relaciones económicas globales.

3. El financiamiento de las universidades frente a la crisis fiscal del Estado y la distribución de los recursos de éste basándose en resultados.

4. El discurso de transformación de las universidades y el problema de la autonomía.

Con el desarrollo de las instituciones de educación superior el concepto de autonomía ha cambiado, de aquella suerte de visión de absoluta independencia frente a los poderes reales y eclesiásticos, ha devenido en una propuesta académico-administrativa que le permita a ciertas instituciones un manejo más efectivo de una actuación responsable frente a la sociedad. Sin embargo, como ya se dijo no hay una opinión unánime y es por ello que es pertinente examinar el concepto en sí, a la luz de los distintos autores que han opinado acerca del tema. Según Moros (1985), la IV Conferencia de la Asociación Internacional de Universidades celebrada en Tokio en 1965 declaró:

... siglos de experiencia demuestran que las universidades pueden efectuar en forma satisfactoria la tarea que se les ha encomendado, cuando se sienten libres para tomar decisiones que comprenden las siguientes tareas: 1) Cualquiera que sean las formalidades para los nombramientos, la Universidad deberá tener derecho de seleccionar su propio cuerpo de profesores. 2) La Universidad deberá responsabilizarse de la selección de sus estudiantes. 3) Las Universidades deberán responsabilizarse de la formulación de los curriculos para cada grado y el establecimiento de los niveles académicos. 4) Cada Universidad deberá tener el derecho de tomar las decisiones finales sobre los  programas de investigación que se lleven a cabo en su seno. 5) La Universidad debe tener el derecho dentro de amplios límites de distribuir sus recursos financieros entre sus diversas actividades, es decir, por ejemplo: espacio y equipo, capital e inversiones. (p.52)

En síntesis, elementos como la incorporación de la cibernética al trabajo universitario, la globalización económica con las características negativas que hasta ahora han impuesto en países como el nuestro y las diferentes relaciones que han asumido las universidades con el Estado, están originando una nueva concepción de Educación Superior para la América Latina, en donde necesariamente habrá que desarrollar paquetes tecnológicos educativos diferentes, los cuales incluyan creación de nuevas disciplinas y/o agrupamientos de las ya existentes. Nuevas modalidades en materia de innovaciones pedagógicas que le permitan, tanto al profesor como al estudiante universitario desarrollar capacidades para acceder a las redes con propiedad y eficiencia, y para lograr discriminar el conocimiento como insumo de la investigación, entendiendo las nuevas tendencias hacia la desintegración de la ciencia unificada y hacia la integración de los conocimientos a través de formas más inter y transdisciplinarias.

Asimismo, reestructuraciones en cuanto a los lapsos de formación de los nuevos profesionales. Igualmente, serán imprescindibles las sinergias entre los distintos institutos participantes en la educación superior con la finalidad de optimizar los resultados de este nivel educativo. Además, será necesaria una mayor interacción entre las comunidades y las universidades con la finalidad de alcanzar niveles de éxito en la producción de conocimiento tecnológico y en la investigación para el desarrollo (ID), Todo esto dentro de una concepción de gerencia adaptativa y flexible que permita cambios en la medida en que sean requeridos por la institución y por la sociedad. Estas ideas en nada afectan la concepción autonómica de la universidad en Venezuela.

MUCHAS GRACIAS YOHALYS GIL C.I: 15123859

Por Yohalys Gil UNESR
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

Crear un Blog

Calendario

October 2014
M T W T F S S
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
<< < > >>

Perfil

  • Yohalys Gil UNESR
  • El blog de Yohalys Gil UNESR
  • Mujer
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso